miércoles, septiembre 02, 2009

La Niña del Chaleco de la Puesta de Sol en la Playita

(El metro es aburrido y hay que entretenerse en algo)

No me di cuenta en qué momento se subió al vagón una niña con chaleco largo y grueso que lleva los colores de una puesta de sol en una playita. Ella habla con alguien. Es un niño de su edad (¿unos 24?) con chaqueta roja de rayas blancas y pantalón azul oscuro con líneas amarillas.
Ellos hablan bien, se tienen buena, pero no muestran indicios de ser pareja, pero yo sospecho que sí lo son. Ella está de frente a él, dándole la espalda a las puertas que se abren y la gente que sube y baja. Él está afirmado a un fierro, ella no. Hablan, pero ella pone atención a ratos, ella se preocupa más de lo que pasa detrás de su espalda. No me doy cuenta pero ella parece que se enojó por algo. Ella se sujeta del otro fierro y ahora mira hacia las puertas que se abren, dándole la espalda a su acompañante. Ella a todo esto es pelirroja. Él le intenta bajar el brazo, pero ella no lo permite y no suelta el fierro. Él pone su mano derecha en la cintura de ella. La atrae hacia él. Ella no lo permite, mira con rostro serio y seguro. Él apoya su mentón en el hombro de ella. Sigo creyendo que son novios, obvio. Ahora, él pasa su nariz por la nuca de ella, por el cabello largo. Le da un seudo-beso en la cabeza. Ella no se entrega, no suelta jamás el fierro. Él le sujeta la cintura con ambas manos. Él le acaricia el pelo en la nuca con la mano derecha. Ella se destapa la nuca con su mano derecha, la deja descubierta. Lo mira. Él no hace nada (yo hubiese besado esa nuca). Él pone su mentón en el hombro de ella. Él la abraza por detrás, ella cede. Es el momento de bajarse y para mí también. Se bajan, ella adelante, él atrás, él se demora por una persona que interrumpe su paso. Ella camina adelante. Yo pienso que va hacia las salida por donde salen las niñas lindas en el metro de mi casa, pero no, va hacia mi salida. La sigo rápido para ver que pasa con esta "pareja". Mi hermana me sigue atrás. Subo la escalera entusiasmado espiándolos. Él le intenta tomar la mano, ella no se deja. Suben rápido afuera, yo también. Dan la vuelta, se dirigen hacia donde yo también voy. Caminan rápido, me pierdo el momento. Ellos van de la mano. Él la mira por un momento y hace un movimiento de cabeza hacia ella, pienso en que le va a dar un beso en la mejilla a ella. No pasa nada. Parece que ella también lo pensó. Ella lo mira.
Por primera vez, después de mucho tiempo pienso en que tener una polola igual es divertido.

-TILLO-
Martes, 01 de septiembre de 2009 (23:14:15)

1 comentario:

Flaca dijo...

yo a veces opino lo mismo...
y despues se me pasa con la bilz y la bombilla.
terrible rallá con la bilz jajajjaa
bilz bilis